Fidel Ernesto Vásquez I.

23.ene.2011 / 01:50 pm

 

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, se reúne con el pueblo revolucionario a las afueras del Palacio de Miraflores, Caracas, a fin de conmemorar el Día Nacional de la Democracia, en recuerdo al 23 de enero de 1958, cuando una rebelión cívico militar derrocó la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez.

Desde distintos puntos de la ciudad, el pueblo bolivariano, junto con autoridades nacionales, gobernadores, alcaldes, líderes populares, estudiantes, diputados a la Asamblea Nacional y militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); marchó este domingo hasta Miraflores.

La ocasión fue propicia para que los venezolanos dieran una demostración de apoyo contundente a la Revolución Bolivariana y al presidente Chávez Frías.

El 23 de enero de 1958, un movimiento cívico-militar derrocó el régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez, quien abandonó el país rumbo a República Dominicana, a bordo del avión presidencial denominado la Vaca Sagrada.

El dictador tachirense se había entronizado desde 1952, cuando desconoció los resultados de las elecciones generales en las que había ganado el partido Unión Republicana Democrática (URD), dirigido por Jóvito Villalba.

Así, Pérez Jiménez se declara en ejercicio de la Presidencia de la República, a través de la Seguridad Nacional, cuerpo autónomo dirigido por Pedro Estrada, hombre de confianza del dictador que se encargó de silenciar a los opositores a la dictadura por medio de la cárcel y torturas.

Este día el pueblo revolucionario, junto al Mandatario Nacional también recuerda y rinde tributo a quienes impulsaron la lucha contra la dictadura, como Fabricio Ojeda y Hugo Trejo.

Ojeda fue un periodista y guerrillero venezolano que participó activamente en el derrocamiento de la dictadura. Fue asesinado en Caracas, en los calabozos del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (Sifa), el 21 de junio de 1966.

El militar Hugo Trejo fue líder del alzamiento del primero de enero de 1958 que 22 días después propició el levantamiento que puso fin al régimen dictatorial del general Pérez Jiménez.