Fidel Ernesto Vásquez I

23.ene.2013 / 03:00 pm

Imagen de previsualización de YouTube

El espíritu del 23 de enero de 1958 fue traicionado por la burguesía, tras firmar el Pacto de Punto Fijo con el apoyo del imperialismo estadounidense, que le dio la bendición a esa traición, manifestó este miércoles el vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, durante la movilización efectuada para conmemorar los 55 años de la caída del gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez.

“La esperanza fue traicionada por un pacto que se hizo en Nueva York y luego se refrendó aquí (Caracas) con el pacto de Punto Fijo, que hizo la burguesía de Fedecámaras con las cúpulas de los partidos que traicionaron al pueblo, Acción Democrática y Copei, y el imperialismo estadounidense que le dio la bendición a esa traición”, expresó.

En el sector Propatria, en la parroquia Sucre de Caracas, Maduro sostuvo que pasaron muchos años para que la población se quitara de encima la traición de la clase política y de la oligarquía con apoyo del gobierno estadounidense del 23 de enero de 1958.

“Lo que se llamó el espíritu del 23 de enero fue traicionado por la burguesía”, reiteró.

Además, comentó que la lucha de los años siguientes fue bañada con represiones, torturas y desaparecidos, sin embargo, resaltó que el pueblo nunca dejó de luchar.

Agregó que el 4 de febrero de 1992, cuando insurgió la juventud venezolana acompañada por el comandante Hugo Chávez, se izaron las banderas de la democracia verdadera, constituyente e independiente, que además representaban al coronel Hugo Trejo y al líder civil Fabricio Ojeda.

“Allí comenzó a gestarse la gran revolución que después terminó cuajando con la victoria del 6 de diciembre de 1998″, cuando Hugo Chávez obtuvo la presidencia, manifestó.

Maduro dijo que los venezolanos que este miércoles participan en la movilización representan al pueblo que ha formado el Jefe de Estado.

Se trata de “un pueblo consciente que se moviliza siempre. Esta marcha no es sólo una exigencia física, sino que demuestra el músculo idelológico, ético, la fortaleza de ideas y de convicciones”, expresó.

El vicepresidente sostuvo que ese es el pueblo que está cansado de las traiciones y está dispuesto a seguir construyendo el socialismo.

“Vamos hacia el socialismo, la felicidad, la democracia verdadera, la libertad suprema y la construcción de una sociedad estable”, añadió.