Artículos archivados en 20 diciembre 2012

  • juramentado Francisco Arias Cárdenas como gobernador del estado Zulia

    Durante la noche de este jueves fue juramentado Francisco Arias Cárdenas como gobernador del estado Zulia, luego de la histórica victoria electoral del pasado 16 de diciembre, en la cual la Revolución rescató esta importante entidad del país que estaba en manos de la oposición.

    Durante el acto de juramentación, realizado en la plazoleta de la Basílica Nuestra Señora de la Chiquinquirá, Arias Cárdenas afirmó que el pueblo zuliano le encomendó una gran responsabilidad a la Revolución y al proceso bolivariano que encabeza Hugo Chávez, que será asumida con un gran compromiso para dar respuesta eficiente a todas las necesidades de las comunidades zulianas.

    El Programa de la Patria y el Socialismo

    Expresó que el objetivo inicial será unificar el trabajo del gobierno nacional con el gobierno regional, “Tenemos un plan, un proyecto que se resume sencillo, el proyecto del comandante Chávez, los cinco objetivos estratégicos, la independencia, la autonomía y la soberanía, que sólo es un principio bolivariano”.

    De igual manera, expresó la importancia de impulsar el Socialismo en el marco del desarrollo económico, “ para generar empleo digno y de calidad, para impulsar los grandes proyectos de desarrollo que ya están caminando”, entre ellos mencionó el proyecto de generación de energía eólica y generación de energía térmica.

    Se terminó la manipulación en el Zulia

    Sobre la anterior gestión de Pablo Pérez, Arias Cárdenas criticó la política ineficiente del exgobernador: “No puede ser que esta gobernación haya dedicado 90 millones de bolívares del presupuesto para hacer propaganda, avisos de prensa, pintas en las paredes y no haya hecho las viviendas que el pueblo del Zulia requiere… la mejor propaganda son las obras acompañadas del pueblo”.

    Arias Cárdenas recalcó: “Se terminó la manipulación de utilizar al Zulia para la pelea política con el gobierno nacional, ya se integra el estado al gran plan de desarrollo nacional para el beneficio de los zulianos”.

    Impulso de las misiones sociales y la seguridad

    El gobernador electo destacó que la gobernación se integrará a todas las misiones sociales, entre las decisiones “se abren las puertas del servicio regional de salud para los médicos comunitarios a partir de este momento…. Vamos a multiplicar el esfuerzo de Barrio Adentro”, dijo.

    En materia de educación afirmó que unificará las políticas del gobierno nacional con las regionales y criticó que hasta el momento no se pueden entregar las computadoras canaimitas en las escuelas del estado. “Queremos las canaimitas, queremos todos los proyectos de Chávez en las escuelas del Zulia”.

    En cuanto a la seguridad de la entidad occidental, expresó que acompañará el esfuerzo de la ministra Iris Varela para construir la nueva cárcel del Zulia, “Vamos a darle seguridad al Zulia”. Aseguró que no tendrá descanso hasta garantizarle la paz y la tranquilidad a todo el pueblo de occidente.

    Finalmente, indicó que trabajará de la mano con la organización popular: “Se abren para el Poder Popular de par en par las puertas del Palacio de Los Cóndores, vamos a laborar día y noche en conjunto y vamos a darle al Zulia, lo que decía Alí Primera que debemos darle a la Patria: ternuras y caricias con nuestro trabajo y no manoseos y manipulaciones”.

  • Nicolás Maduro: Mas nunca la oligarquía corrupta tomará el mando en esta tierra

    El vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró durante el acto de posesión de Francisco Arias Cárdenas gobernación del estado Zulia, que más nunca volverá la oligarquía corrupta a tomar el mando en esa región.

    “El Zulia lo logró, ustedes el pueblo, la juventud de a pie, los obreros, las obreras, estudiantes, maestros, trabajadores de la economía informal (…) Hicieron posible que la palabra profética del presidente Chávez”, expresó este jueves durante su participación en el evento.

    Resaltó que gracias a la participación en los comicios del 7 de octubre y el 16 de diciembre se hizo realidad el sueño de que Chávez fuera reelecto como presidente y Arias Cárdenas gobernador del Zulia, respectivamente.

    “Que lo escuche el mundo entero, la tierra de Rafael Urdaneta es territorio libre, bolivariano, socialista de ahora y para siempre”, enfatizó el Vicepresidente.

    Señaló que este 16 de diciembre el pueblo del Zulia ha recuperado su rumbo de patria bolivariana, a la independencia y a la libertad.

    De igual forma, agradeció en nombre del presidente Chávez a los ciudadanos el regalo de amor que le dieron al país y al jefe de Estado.

    Trabajar por la unidad

    Maduro aseveró que a partir de este momento el Gobierno Nacional, conjuntamente con la nueva gestión bolivariana en la gobernación del Zulia, trabajarán por la unidad del trabajo verdadero.

    “Todos compatriotas tenemos que jurar desde nuestra alma que esta puera que se ha abierto en el estado Zulia y en Venezuela, con esta gran victoria, la vamos a aprovechar cada uno de estos días que están por venir”, puntualizó.

    Maduro resaltó que el pueblo venezolano no ha abandonado la oración por la salud del presidente Hugo Chávez.

    “No hemos abandonado la oración sincera y de corazón por la salud de nuestro comandante en jefe, ese hombre extraordinario , ese hombre que con su uniforme verde oliva fue capaz de construir este sueño”, comentó.

  • Rodríguez Chacín: Vamos a erradicar lo que nos queda de pobreza en Guárico

    El gobernador electo del estado Guárico, Ramón Rodríguez Chacín, aseguró este jueves que erradicará la pobreza en la entidad y trabajará para convertirla en una potencia económica.

    Así lo indicó durante el acto de proclamación, realizado en la Plaza Bolívar de San Juan de Los Morros, en el estado Guárico, transmitido por el canal Venezolana de Televisión, el cual contó con la presencia del vicepresidente Ejecutivo, Nicolás Maduro.

    Indicó que el estado Guárico es sumamente importante para el cumplimiento de los cinco objetivos del Plan Socialista de la Nación 2013-2019, propuesto por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez.

    Destacó que la gobernación del estado Guárico se va a guiar bajo el Plan de la Nación y de la mano del Gobierno Nacional para crear “un solo gobierno con todos los organismos públicos de la nación y del Estado venezolano” que garantice el desarrollo político, económico y social en la entidad.

    “Mi gobierno en el estado Guárico, como gobierno revolucionario le corresponde ahora dar continuidad con la misión de nuestro camarada fallecido, William Lara, William vive, la lucha sigue”, exclamó.

    En ese mismo orden de ideas, señaló que ahora él junto con el pueblo hará las transformaciones que necesita el estado, “Guárico no va a tener un estado al servicio de la oligarquía, tendrá un estado al servicio del pueblo, va a tener un gobernador de estado que manda obedeciendo al pueblo”.

    Aseguró que fortalecerá el Poder Popular, pero que para ello se necesita mucha organización, disciplina y fortaleza, así como convertir el estado en una potencia agroindustrial.

    Rodríguez Chacín ganó la Gobernación del estado Guárico con 74,70% de los votos, durante las elecciones regionales realizadas el pasado 16 de diciembre.

  • Presidente Chávez agradece al pueblo venezolano victoria del 16-D

    Maduro manifestó que el jefe de Estado se encuentra evaluando los números obtenidos en las elecciones regionales.

    El vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, informó este jueves que el presidente de la República, Hugo Chávez, agradeció al pueblo venezolano la victoria obtenida por los candidatos socialistas a gobernaciones y consejos legislativos el 16 de diciembre, cuando se llevaron a cabo las elecciones regionales.

    Ese día, 20 candidatos postulados por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganaron igual cantidad de gobernaciones. Asimismo, las fuerzas socialistas ahora son mayoría en 22 consejos legislativos.

    “Me informan que a Chávez ya se le dio el reporte de la victoria del domingo pasado y ha expresado una gran felicidad y un agradecimiento profundo a todo el pueblo venezolano, ese baño de amor, ese regalo de amor que nuestro pueblo le dio al comandante llegó completico”, expresó Maduro durante la juramentación de Ramón Rodríguez Chacín como gobernador de Guárico.

    Manifestó que el jefe de Estado se encuentra evaluando los números obtenidos en las elecciones regionales.

    Además, dijo que el Jefe de Estado se encuentra bien y consciente mientras continúa en proceso progresivo de recuperación de la intervención quirúrgica que se le practicó en La Habana, Cuba.

    Agregó también que la infección respiratoria que le fue diagnosticada sigue siendo tratada.

  • Tibisay Lucena: Elecciones municipales serán el 26 de mayo del 2013

    La presidenta del CNE detalló que entre el 25 de abril y el 24 de mayo es la fecha prevista para que las y los candidatos realicen su campaña política

    Correo del orinoco.- La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció este jueves que la fecha prevista para las elecciones municipales se realizarán el 26 de mayo del año 2013.

    Desde la sede principal del Poder Electoral, Lucena precisó que la convocatoria para los comicios se realizará durante la última semana del mes de enero y las y los candidatos tendrán 15 días para oficializar sus inscripciones ante el CNE.

    Exhortó a las organizaciones con fines políticos “para que se vayan preparando para las postulaciones”, las cuales deben ser entregadas ante las juntas municipales entre el 15 y 22 de febrero.

  • 20 de diciembre: 23 de años de la invasión Yanki a Panamá

    Hoy se cumplen 23 años de la criminal invasión Yanqui de los Estados Unidos a Panamá.

    La Invasión yanqui a Panamá fue un operativo militar realizado en Panamá por el ejército de Estados Unidos de América en el año 1989, que representó una de las mayores infamias de las muchas perpetradas por el imperio en América Latina y el Caribe.

    La invasión estadounidense a Panamá, fue uno de los episodios más desgarradores y traumáticos de toda la historia panameña; sólo comparada con los horrores de la conquista hispana, la Guerra de los Mil Días entre los conservadores y liberales a fines e inicios de los siglos XIX y XX y la matanza de estudiantes por policías y soldados estadounidenses acantonados en la zona del Canal de Panamá el 9 de enero de 1964.

    La situación del país fue el preámbulo para que el gobierno de los Estados Unidos montara una estrategia para cambiar de raíz el proceso político del país. Para ello, el general Manuel Antonio Noriega le había proporcionado elementos justificadores para una intervención en el territorio panameño.

    Poco a poco Noriega se había convertido en un dictador sumamente astuto, gozaba de un arte muy fino para la conspiración; además de acumular una enorme riqueza producto del negocio ilícito de las drogas. De esta forma, Noriega, antiguo amigo del gobierno norteamericano y agente de la CIA, cae víctima de sus propias conspiraciones y se hace enemigo número uno del gobierno de Estados Unidos.

    El gobierno norteamericano, preparó entonces el camino para derrocar a Noriega y desmantelar a las Fuerzas de Defensa. Para ello, contó con el descontento popular y el apoyo de las agrupaciones y partidos políticos oligárquicos y de la alta burguesía. Fueron los grupos económicos dominantes quienes abanderaron las luchas civilistas en contra del régimen de Noriega.

    Por sí solos, estos grupos no tenían la credibilidad necesaria entre las masas para acabar con Noriega, pero una campaña bien dirigida por los medios de comunicación estadounidenses, la ayuda financiera que recibieron y el sectarismo de los grupos más allegados al régimen, hizo que precipitadamente la oposición se fortaleciera y la estructura sólida de las Fuerzas de Defensa poco a poco se fuera resquebrajando.

    Las actividades militares estadounidenses se intensificaron. Las constantes violaciones del espacio aéreo panameño no eran anunciadas a las autoridades panameñas, por lo que éstas no podían advertir a los norteamericanos sobre los peligros posibles en relación con la aeronavegación civil.

    Los incidentes militares eran deliberadamente provocados, George H. W. Bush (padre), en una conferencia de prensa de mediados de mayo, instó a las Fuerzas de Defensa a destituir a Noriega. Y a mediado del mes de junio fuerzas norteamericanas bloquearon el paso en una carretera de uso conjunto, a más de cien parlamentarios, dirigentes políticos y partidarios latinoamericanos.

    Para la segunda semana de agosto los incidentes iban en incremento. En esta oportunidad el ejército yanqui detuvo a 29 personas, entre las que se encontraban tres oficiales de las Fuerzas de Defensa, una autoridad civil y cinco periodistas.

    Las razones dadas por George H. W. Bush para justificar la invasión fueron, proteger la vida de los ciudadanos norteamericanos que residían en Panamá, defender la democracia y los derechos humanos de los panameños, detener a Noriega para combatir el tráfico de drogas, y defender el tratado Torrijos-Carter sobre el canal.

    Causas de la invasión:

    La invasión estadounidense a Panamá, bajo el nombre de “Causa Justa”, tuvo como pretexto sacar del poder al gobierno del general Manuel Antonio Noriega y preservar la vida de los norteamericanos en el país. Significó, según expertos, un ensayo para el modelo de guerra total, sin importar el alcance del experimento. Para muchos panameños, la verdadera causa de la intervención fue que este general se había convertido en un “estorbo” para los planes políticos estadounidenses.

    El interés estadounidense en Panamá siempre se ha enfocado hacia una cosa: la importancia estratégica del canal. Ha sido crucial para sus operaciones globales, como la penetración capitalista de Latinoamérica y Asia, y su capacidad de desplazar fuerzas militares agresivamente por todas partes del mundo.

    Es bien sabido que el gobierno de Estados Unidos le arrebató Panamá a Colombia en 1903. Colonizó la zona del canal y llenó esa área de bases militares para que nadie, ni siquiera el pueblo panameño, pudiera sacarlo; y después de la Segunda Guerra Mundial instaló SOUTHCOM, el centro de comando de espionaje y contrainsurgencia para todo Latinoamérica.

    Ante la derrota en Vietnam y la rivalidad con la Unión Soviética, la clase dominante estadounidense decidió cambiar de un control colonial directo del canal a un control neocolonial, a través del gobierno panameño. Pero ya no tenía confianza de que Noriega pudiera seguir siendo el capataz. Apenas diez días antes del traspaso del canal (programado para el 1 de enero de 1990), Estados Unidos invadió y lo sacó.

    Los estudios muestran que la administración del entonces presidente George H. W. Bush desplegó para la agresión unos 26 mil efectivos de unidades élite, entre ellas la 82 División Aerotransportada. Otros 12 mil hombres se encontraban dislocados en la extensa red de bases que disponía Washington en territorio panameño, a fin de enfrentar a las Fuerzas de Defensa y los llamados Batallones de la Dignidad. Como complemento, Panamá sirvió de laboratorio para el empleo de armamentos sofisticados del tipo del bombardero “invisible” Stealth F-117, helicópteros del tipo Blackhawk, Apache y Cobra, además de misiles, cañones blindados de fuego rápido.

    La mal llamada operación “Causa Justa”, con una elevada cuota de víctimas civiles, evidenció que las acciones tuvieron un objetivo más amplio que el de actuar contra Noriega. Varios analistas sospechan que las verdaderas motivaciones del gobierno estadounidense eran distintas a las proclamadas. Fue manipulada para que apareciera como una gran victoria de la Casa Blanca sobre un peligroso enemigo. Incluso, la analista Jane Cramer consideró que esa acción se concibió y ejecutó por razones de política interna en Estados Unidos.

    El Partido Alternativa Popular afirmó que a dos décadas del genocidio: “Se ha caído la máscara de supuesta liberación con que los medios de comunicación al servicio del imperialismo han querido cubrir la salvaje y cruenta agresión militar”.

    El gobierno de Estados Unidos podría haber eliminado o secuestrado a Noriega, pero la invasión permitió a Bush (padre): “Estar las 24 horas del día en la televisión para demostrar que él era un hombre fuerte y decidido, que era capaz de tomar decisiones”; y de paso, Estados Unidos se presentaba al mundo como la primera potencia tras la caída del Muro de Berlín, ocurrida pocas semanas antes.

    Algunas fuentes estiman que la sangrienta intervención dejó como resultado un saldo entre 3.000 y 5.000 muertos como consecuencia de los bombardeos de El Chorrillo, y que aproximadamente 20 mil personas perdieron sus hogares y nunca fueron compensados.

    La iglesia católica panameña ha estimado que en la invasión se produjeron 655 muertes por el lado panameño, de los cuales 314 eran militares y 341 eran civiles. Ellos estiman los heridos en 2.007, de los cuales tan sólo 124 eran militares panameños. Sin embargo, los datos recabados por el Instituto de Medicina Legal de Panamá registraron 255 muertos y 93 desaparecidos. De los desaparecidos, 39 corresponden a militares y el resto son civiles. Por su parte, el Comité Panameño de Derechos Humanos contabilizó 556 muertos y 93 desaparecidos. Otros organismos, como la Asociación de Familiares de los Caídos el 20 de diciembre de 1989, consideran que las víctimas deben ser alrededor de 4.000.

    Muchos de los muertos fueron incinerados, sepultados en fosas comunes en Panamá y probablemente en bases militares estadounidenses en Centroamérica, sin registros, sin controles, sin humanidad, sin una oración. Las víctimas de esta ofensiva fueron denominadas por el gobierno estadounidense como “daños colaterales” para evitar que la opinión pública del país se volviera en su contra.

    Veintitrés años después de haber ocurrido este hecho trascendental de la historia latinoamericana, aún sus consecuencias son manifiestas en la sociedad panameña, sobre todo entre los miles de afectados por las heridas psicológicas y físicas de la guerra. La cifra real de los muertos tal vez nunca se llegue a saber, mientras a nivel oficial y gubernamental no se realice una investigación al respecto.

    La invasión Yanki a Panamá es otro de los criminales episodios de la política guerrerista e intervencionista de los gobiernos imperiales de los EEUU, políticas que aun persiste y que tienden a incrementarse en todo el planeta en un intento de escape de la profunda crisis que hoy atraviesa el sistema capitalista mundial. Pero estas intervenciones no han podido doblegar la dignidad y la voluntad de los pueblos que resisten de todas la formas de lucha y que como en el caso de Irak se han convertido en un pantano y un callejón sin salida para los invasores.