Fidel Ernesto Vásquez I.

25.ago.2010 / 06:11 am

Aristóbulo Istúriz señaló que la vanguardia del proceso emancipador en Latinoamérica es la Revolución Bolivariana y su líder es Hugo Chávez. Esta posición, advirtió, convierte a ambos en blancos fundamentales de los grandes centros internacionales financieros

El Jefe del Comando Nacional de Campaña Bolívar 200, Aristóbulo Istúriz expresó que la oposición venezolana e internacional está utilizando todos los poderes fácticos, para frenar no sólo a Chávez y a la Revolución Bolivariana, sino al movimiento de emancipación que tiene epicentro en América Latina, durante las elecciones del 26 de septiembre.

“El capitalismo será sustituido sólo cuando se construya un modelo alternativo y esa posibilidad está acá en Suramérica”, insistió Istúriz este miércoles durante su participación en el programa Despertó Venezuela que transmite Venezolana de Televisión.

El candidato por el Circuito 1 de Caracas (parroquias Sucre, La Pastora y El Junquito) señaló que la vanguardia de ese proceso emancipador es la Revolución Bolivariana y su líder es Hugo Chávez. Esta posición, afirmó Istúriz, convierte a ambos en blancos fundamentales de los grandes centros internacionales financieros.

Indicó que ante la oportunidad de neutralizar a Chávez en las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre, han aparecido en forma masiva expresiones “quintacolumnistas”. Aclaró que la denominación de quinta columna se le da a la oposición que “no es autónoma, sino que la orientan desde afuera y le trazan lineamientos, porque frenar a Chávez es de interés para el capitalismo mundial y quienes lo sustentan”.

Aseguró que tal situación es aprovechada por la oposición criolla para obtener apoyo, financiamiento, lineamientos y orientación y tales aspectos constituye a la oposición en apátridas.

Istúriz ratificó que ante este panorama, la consigna para el pueblo bolivariano es “demoler al quinta columna” de manera democrática y “a punta de conciencia expresada en el acto electoral del 26 de septiembre”.

LA CAMPAÑA

Aristóbulo Istúriz también afirmó que el cohetazo realizado la noche de este martes, se hizo con el fin de simbolizar la apertura de compuertas a esa gran maquinaria electoral, la cual cuenta con 1. 815.000 patrulleros y patrulleras.

Explicó que las y los patrulleros desde este miércoles intensificarán el contacto hombre a hombre, mujer a mujer, casa por casa para caracterizar el voto de los electores y de esta forma podrán obtener el “reporte del patrullero”.

El reporte del patrullero, detalló, es un instrumento que permitirá al Psuv tener una visión de la correlación de fuerza en cada mesa, centro y circuito para de esta manera elaborar un mapa electoral que orientará la campaña y así “determinar los sectores ni ni, los sectores de oposición y donde esta el voto chavista”.

Aclaró que el papel de la maquinaria roja es activar el voto y garantizar la movilización. “Hemos buscado 3 testigos por mesa y a la estructura de movilización del voto le incorporamos 109.000 compatriotas los cuales tienen la responsabilidad de defender el voto pesuvista”, argumentó.

Istúriz manifestó que el triunfalismo es enemigo de cualquier confrontación y acotó que el que va a una contienda debe estar preparado siempre como si estuviera perdiendo. Al respecto, agregó que para el Psuv estar preparado es una obligación, porque aún ganando se puede perder.  “Nosotros tenemos que arrasar necesariamente, nuestro objetivo es obtener los dos tercios”, sentenció.

A su juicio, la tolda roja debe posicionarse por encima de 110 diputados, pues necesita la “hegemonía del parlamento”. Al respecto, enfatizó que la hegemonía no implica el irrespeto a la diversidad, sino que es la hegemonía entendida con diversidad, como es el pueblo.

“Es la hegemonía con los indígenas, con los afrodescendientes, con las mujeres, con los jóvenes, con los trabajadores, estudiantes, en un marco de diversidad”, advirtió.

Por último, precisó que esa hegemonía parlamentaria es necesaria porque la Revolución Bolivariana debe contar con los votos requeridos para aprobar las leyes que permitirán avanzar hacia los cambios estructurales que se precisan para profundizar el socialismo en el país.