Fidel Ernesto Vásquez I

15.mar.2013 / 07:07 pm

Imagen de previsualización de YouTube

El presidente encargado de la República, Nicolás Maduro, se comprometió frente al féretro del comandante Hugo Chávez a volver al Cuartel de la Montaña, donde reposan los restos del líder de la Revolución, el próximo lunes 15 de abril como Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela para recibir su bendición y seguir construyendo Patria.

“Dentro de un mes exactamente le juro venir aquí, con mis compañeros, sus hijos (…) Vamos a amanecer aquí, Comandante. El pueblo ha decidido y sólo le pido a Dios que le dé luz al pueblo y fortaleza a nosotros para cumplir sus órdenes y ese 15 de abril estar aquí”, expresó Maduro.

Aseguró que así como permanecerán intactos la lealtad del pueblo y el compromiso que han jurado tener al frente de la Revolución Bolivariana, estará también la integración de las repúblicas que hoy representa el presidente de la República Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, quien se encuentra presente en los últimos honores que se rinden al Comandante Chávez.

“Estaremos aquí, trayéndole oraciones y cantos, a rendirle la tarea, a darle parte de las misiones, a reflexionar sobre nuestros errores, a aprender del recuerdo de usted y a recibir sus bendiciones”, enfatizó Maduro.

El Presidente encargado exclamó sentidas palabras en honor al eterno Comandante Supremo de la Revolución y le pidió: “ayúdenos Comandante, bendíganos. Nuestro único temor es fallarle, pero juntos todos vamos a ser Chávez, hombre de bien, corazón noble”.

En su discurso exhortó a los sectores de la derecha a cesar en su odio y en su rencor. Los llamó a reflexionar para que sea el amor lo que prevalezca en la Patria.

“Aquellos que todavía odian y celebran la muerte, nosotros en nombre de Cristo los llamamos a que cesen en su odio, en su rencor. Basta de tanto odio, basta de tanta mentira, de tanta hipocresía y fariseísmo junto. Que reine el amor. El amor de los guerreros”, resaltó y finalmente destacó que el Gobierno bolivariano hereda el legado de Hugo Chávez, “el amor de valientes, de Bolívar, de los chavistas” no le teme a imperios ni a sus amenazas.