Fidel Ernesto Vásquez I.

27.feb.2009 / 03:47 am

luisbrittogarcia-fidelvasquez.jpg“El 27 de febrero de 1989 surge como una protesta espontánea de la gente que después degeneró en saqueo porque en la mayor parte de los hogares faltaba algo tan esencial como los alimentos y otros productos necesarios para la vida. En este sentido, los venezolanos sintieron que los gobernantes pertenecientes al bipartidismo le estaban negando el derecho a la vida y salieron a las calles a reclamar”, reflexionó.

Brito señaló que la explosión social era previsible en aquella época por la situación que se venía presentando producto de las medidas económicas del gobierno de Carlos Andrés Pérez y la decadencia social, política y económica que se incrementaba en la Venezuela de la década de los 80.

“Hubo muchos antecedentes que pasaron desapercibidos antes del 27 de febrero de 1989, por ejemplo puedo citar lo acontecido en Mérida en 1987 que denominaron el Meridazo y ese tardo una semana completa en ser reducida y posteriormente a este suceso merideño hubo un incremento de la protesta social que con el pasar del tiempo se tornaba más hacia la violencia”, precisó.

La explosión social de esta fecha se originó en Guarenas cuando un grupo de personas que se trasladarían a sus sitios de trabajo ubicados en la ciudad de Caracas encontraron un aumento desmesurado del precio del pasaje, por lo que decidieron cerrar el terminal e incendiar cauchos en las principales vías de circulación del poblado mirandino.

Posteriormente en horas del mediodía en la capital venezolana se originan una serie de protestas que devienen en la incursión por parte de los protestantes en los automercados y comercios que expendían alimentos generándose una ola de saqueos en toda la ciudad capital.

El historiador venezolano recordó que para el tercer día de estos acontecimientos el gobierno de Cap decidió arremeter contra la población utilizando como disuasivo el asesinato lo que provocó que las cifras de las personas asesinadas no haya podido ser contabilizado hasta la actualidad.

“Al tercer día de los saqueos se declara la “Ley marcial” que fue simplemente una medida basada en el exterminio contra la población estuviera o no saqueando y entonces allí comenzó un asesinato masivo de la población que hasta ahora no ha podido ser determinada la cantidad de víctimas que se generó producto de esta política de terror”, apuntó.

Para Brito estás acciones disuasivas no mermaron la insurgencia popular contra el bipartidismo durante mucho tiempo como lo estipularon las autoridades y señaló que ejemplo de ello fueron las reiteradas protestas de trabajadores, pensionados y estudiantes que sucedieron al 27 de febrero de 1989.

Asimismo, consideró que fue hace 20 años que se generó el punto de quiebre que originó el nacimiento de un líder que encabeza un Gobierno que trabaja en función de construir la justicia social en Venezuela a través de una revolución social, política y económica.

“El 27 de febrero representó un punto de quiebre en el sistema político, social y económico de Venezuela y es desde allí que se originan una serie de hechos que nos traen a la época actual donde tenemos una revolución que busca la justicia social en Venezuela que está liderada por un militar que surgió un 4 de febrero de 1992”, consideró.

Este viernes se cumplen 20 años de este levantamiento popular por lo que los venezolanos recordarán aquellas jornadas cruentas donde un gobierno a través de su fuerza armada masacraba a una población que sólo pedía alimentos para poder vivir.