Fidel Ernesto Vásquez I.

27.feb.2009 / 05:12 pm

no-hay-pueblo-vencido-fidelvasquez.jpgEl Caracazo o sacudón que ocurrió el 27 de Febrero de 1989 representa el final de un proceso de deterioro y derrumbe del modelo de democracia representativa, señaló el Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)  de la Región Capital-estado Vargas, profesor Aristóbulo Istúriz.

La aseveración la hizo este viernes, con ocasión de conmemorarse 20 años del Caracazo, cuando manifestantes crearon una fuerte ola de protestas, suceso que se dio inicio en Guarenas, estado Miranda, y tuvo mayor repercusión en Caracas, por las medidas económicas y sociales impuestas por el gobierno del entonces presidente Carlos Andrés Pérez y la creciente tasa de pobreza de ese momento.

Aristóbulo, quien para ese momento era diputado del Congreso Nacional, relató, a manera de anécdota, que una vez que los parlamentarios advirtieron que la gente salía a las calles se dedicaron a buscar un destornillador para retirarle las placas a sus vehículos que los identificaban como diputados de la República.

“Les tenían miedo al pueblo, es decir, los representantes del pueblo les tenían miedo al pueblo que representaban”, expresó.

Señaló que este suceso tocó todos los estratos, incluso a la oficialidad media.

“Hoy estamos hablando de revolución gracias al 27F, entre otras cosas, y el 4 de Febrero, cuando Hugo Chávez Frías lideró la rebelión militar, es hijo del 27 de Febrero, cuando el pueblo parió un liderazgo, tras un cúmulo de insatisfacción, engaño, incumplimientos, manipulación, exclusión progresiva y crecimiento de la pobreza”, recalcó Istúriz.

Mencionó que el modelo de acumulación de capital tenía cada vez más éxito, con cada vez más pobres y excluidos en el país, “entonces, el pueblo salió a hacer justicia con sus propias manos, ante un cúmulo de injusticias históricas; dejó de creer en todo”.

El dirigente político consideró que debe refrescarse la memoria histórica, en lo que se refiere a este tipo de sucesos, para contrastar con el libre ejercicio democrático.

Istúriz, quien formó parte de la comisión del Congreso encargada de investigar los hechos, indicó que no se pudo contabilizar el número exacto de muertos, “porque la masacre era muy masiva, de hecho, mucha gente murió en sus apartamentos, como ocurrió en El Valle y el 23 de Enero, por lo que la cantidad de fallecidos trajo la descomposición masiva de cuerpos, lo que obligó a enterrarlos, en muchos casos, sin ser identificados, lo cual generó lo que se conoció como la peste, una zona en el Cementerio General del Sur donde se hicieron fosas comunes para sepultar a estos asesinados”.

También comentó que para entonces se incrementó la censura en los medios, de hecho, al diario El Nacional le fue cercenada su publicación de ese día: “Yo me llevé un paquete de esa edición del diario al Congreso para denunciar lo que estaba pasando. El ejemplar contenía puras páginas blancas, censuradas”.

Invitó a toda la población a asistir este sábado, a las 3:00 de la tarde, al Teatro Teresa Carreño, donde se efectuará un espectáculo musical en conmemoración del 27F, y a las 5:00 de la tarde, está prevista la proyección de un video producido por Cotraín sobre el Caracazo.