Fidel Ernesto Vásquez I.

26.feb.2009 / 07:05 pm

nicolas-maduro-fidelvasquez.jpgEl informe presentado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, con el cual pretende evaluar el estado general de los derechos humanos en diversos países, entre ellos Venezuela, ya ha sido repudiado por diversos gobiernos, movimientos sociales, dirigentes políticos de todo el mundo, quienes rechazan el carácter injerencista y malintencionado del documento y la cantidad de falsedades que se sostienen en este informe, señaló el canciller, Nicolás Maduro.

Su declaración la dio este jueves, desde la sede de la Asamblea Nacional (AN), en ocasión de la presentación ante el parlamento de la memoria y cuenta 2008 por parte de los miembros del gabinete ejecutivo.

“Ningún Gobierno del mundo puede pretender hacer un informe para inmiscuirse o buscar descalificar situaciones de otros Estados, sobre todo en un mundo donde ya lo que es la condición multipolar, pluripolar del planeta y particularmente la rescatada soberanía latinoamericana y caribeña, hoy, no acepta que ningún Gobierno del mundo pretenda ponerse por encima de otros Estados”, subrayó Maduro.

El canciller informó que han hecho un llamado a la actual administración de EEUU a que cesen los ataques contra el pueblo de Venezuela, el injerencismo en la realidad interna de la nación venezolana y del resto de América Latina.

También que cesen esas prácticas imperiales que son repudiadas, “que, además, de manera permanente, lo que hacen es golpear y echar para atrás las posibilidades de que se establezcan en el continente nuevas relaciones políticas entre las élites que gobiernan EEUU y los gobiernos soberanos de América Latina, particularmente el Gobierno soberano de Venezuela”, sostuvo Maduro.

Aseguró que los debates sobre asuntos internos de Venezuela se efectúan entre venezolanos “y desconocemos, repudiamos y rechazamos cualquier intento de este informe, o de cualquier otro, de inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela”.

En el informe del Departamento de Estado de EEUU, el cual fue rechazado categóricamente por el Gobierno venezolano, se acusa a 11 países de violentar estas garantías.

Sin embargo, naciones como Colombia e Israel, aliados de Estados Unidos, no se citan como violadores de los derechos humanos, cuando, por ejemplo, Israel, con el apoyo explícito de EEUU, perpetró durante tres semanas la operación Plomo Fundido contra palestinos, en la que murieron cerca de mil 300 personas, en su mayoría civiles, y más de cinco mil resultaron heridos.

Dentro del articulado de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se promueven y protegen los derechos humanos, como derechos universales, inalienables e interdependientes que se traducen en personales, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del hombre y respetan los derechos citados por la Declaración Internacional de los Derechos Humanos.