Fidel Ernesto Vásquez I.

10.feb.2009 / 09:06 am

Emma no creía que estuviera hablando por teléfono con el Presidente de la República. Ella es una mujer que pasa los 60 años de edad y vive en un “ranchito” en Cabimas, con su esposo, Juan José, quien tiene 80 años y no puede caminar sin andaderas; su hija América y sus cinco nietos.

-Tú no eres Chávez -contesta desconfiada Emma.

-Yo sí soy Chávez -responde desde el otro lado del teléfono el Presidente.

-Que no eres Chávez.

-Que yo sí soy Chávez. Pon el canal 8 para que veas que estás hablando con Chávez.

-Pero en ese canal sólo veo a dos personas hablando.

-¿Cuál es el canal del Estado en el Zulia? Pon el 6.

-Ay, ahí está Chávez.

-Sí, soy yo, ¿y dónde está Juan José?

-Por ahí está, lo voy a llamar, es que anda en andaderas.

El presidente Chávez tomó el número de teléfono de la casa de Juan José de la base de datos que contiene la información de los firmantes por el Sí a la enmienda constitucional.

Juan José necesita ayuda para caminar, pero esa dificultad no le impidió salir de su casa para dar su apoyo a la revolución.

Emma le pasa el teléfono a Juan José para que converse con el presidente Chávez.

-¿Y qué te pasó Juan José?

-Me cayó una viga encima. Trabajé en Sideroca y la fábrica quebró, no me pagaron nada Chávez.

“¿Cuántos hay como ellos?”, pregunta el presidente Chávez en un acto público del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en Cabimas, estado Zulia.

“Hay muchos, los pobres. Cada día nosotros debemos tener más capacidad de atender y solucionar esa problemática. En cambio los ricos no, los ricos tienen todos sus problemas económico resueltos”, acota Chávez.

En estos 10 años de Revolución Bolivariana se han creado misiones sociales y educativas para que todos los ciudadanos puedan tener una vida digna.

Con la Misión Robinson se alfabetizó a más de un millón y medio de personas, declarando, en 2005, a Venezuela Territorio Libre de Analfabetismo.

La Misión Barrio Adentro se crea para incrementar en cantidad y calidad la atención médica a las personas más pobres en todas sus etapas, desde la preventiva hasta la quirúrgica.

En cinco años de implementado este programa de salud, se han atendido a más de 24 millones de personas.

La Misión Milagro es otro de los programas del Gobierno Revolucionario que busca el bienestar de la población. Más de 15 millones de niños, niñas, adolescentes, hombres y mujeres, de Venezuela y la región, han sido operados de distintas enfermedades de la vista.

Hombres y mujeres que vivieron por años sin poder ver, gracias a la Misión Milagro recuperaron la vista.

Estas son algunas de las cifras que se pueden desprender de la conversación que sostuvo el presidente Chávez con Emma y Juan José. Y por personas como ellas es que el Gobierno Bolivariano se empeña en trabajar para mejorar su calidad de vida.