Fidel Ernesto Vásquez I.

1.feb.2009 / 01:20 pm

chavez-1-febrero-fidelvasquez.jpgEl Presidente Hugo Chávez condenó rotundamente los ataques a la sinagoga judía de Maripérez, ocurrido este viernes en la noche y que ocupó todos los titulares de los principales medios de comunicación privados, los cuales acusan sin pruebas a partidarios del gobierno nacional de estar detrás de su realización.

Durante un acto de homenaje a Ezequiel Zamora en conmemoración por su nacimiento, el Presidente expresó: “Condenamos las acciones en la Sinagoga de Caracas, como también condenamos la quema del Ávila (Guaraira Repano), que la Oligarquía no condena. Hay que condenar y nosotros condenamos la violencia, venga de donde venga, y la combatiremos venga de donde venga”.

“Lejos está mi gobierno de estar impulsando hechos de violencia”, reiteró.

“Habría que preguntarse, como cualquier investigador policial siempre debe hacerlo: ¿a quién benefician estos hechos violentos? No es al gobierno ni al pueblo ni a la revolución a la que benefician. Están tratando de perturbar el clima que cabalga por Venezuela (…) Están tratando de ensombrecer una pronta victoria popular fechada en el calendario, también del mes de febrero”, dijo en referencia tácita a la victoria en el referendo del 15 de febrero. “Están planeando hechos de violencia”.

“¡Son ellos mismos, así lo digo al país! Y haremos todo lo que esté en el mano de la Constitucion y la Ley para demostrar las causas verdaderas de estos hechos”.

Sospechas fundadas

El viernes en la noche, un comando de 15 personas sometieron a los dos vigilantes de la sinagoga ubicada en Plaza Venezuela, vandalizaron algunos objetos y libros religiosos y escribieron graffittis antisemitas dentro de la sinagoga. No hubo heridos y, al menos en ese momento, las autoridades de la sinagoga no reportaron el robo de objetos de valor. Los asaltantes se llevaron las grabaciones de seguridad.

Los graffitis tenían mensajes como un “666″ y un dibujo infantil de un diablo, un mensaje “fuera muerte ya” escrito con spray y otro mensaje “Israel malditos asesinos” escrito con marcador. El ataque crea suspicacias, dado que no pareciera tener más intenciones sino las de crear un escándalo, justo cuando faltan dos semanas para las elecciones refrendarias del 15 de febrero.

Otros datos también causan suspicacias: a finales del año pasado, un efectivo de la Policía de Chacao, cuya identidad se resguarda por razones obvias, denunció a Yvke Mundial que a él y a otros de sus compañeros se les ordenaba con frecuencia resguardar -vestidos de civil- diferentes instalaciones, como las dos sinagogas de Caracas y el colegio Hebraica, todas ubicadas fuera de la jurisdicción del municipio Chacao. Ivana Cardinale, articulista de Yvke Mundial, planteó en un artículo de opinión que la Alcaldía de Chacao debe ser investigada por este ataque, dado ese precedente.

Se preguntó Chávez este domingo: “Habrá que preguntarse por qué, apenas ocurre un hecho, la mayor parte de ellos fabricados en un laboratorio, de inmediato acusan al gobierno”, dijo refiriendose a televisoras, medios de comunicación y voceros de la oligarquía, quienes acusan al gobierno sin tener pruebas.

“Estamos golpeando grupos violentos y neutralizando hechos violentos, como tanto hemos hecho en estos años. La oligarquía es la violenta, ella es la que mata, la que conspira, la que amenaza con incendiar Caracas, la que quema el Ávila, la que utiliza a unos jóvenes, les quita el alma y los usa como carne de cañón tratando de buscar y producir hechos de violencia, buscando sangre”.

Hizo un llamado al respeto de la soberanía nacional y del pueblo venezolano, tanto a nivel nacional como internacional. “A los que pretendan irrespetarnos desde afuera y desde adentro, con las cenizas vivas y llameantes de Ezequiel Zamora, juramos que haremos vencer en Venezuela la soberanía, la igualdad y la paz”.

La situación en Gaza

Venezuela rompió relaciones con Israel y expulsó a su cuerpo diplomático debido a la agresión que el gobierno de este país realiza en la franja de Gaza, que dejó unos 1.300 muertos, miles de casas destruidas y decenas de mezquitas palestinas completamente destruidas entre diciembre y enero.

Sin embargo, el gobierno venezolano ha reiterado que su protesta es contra el gobierno de Israel y no contra el pueblo judío, y ha llamado a los habitantes de ese país a manifestarse contra la masacre cometida por su gobierno.